LA IMPORTANCIA DE OBSERVAR.

Hola caminantes, os invito una vez más a entrar en este espacio comunitario para reflexionar sobre nuestr@s estilos de vida y hacerlos más funcionales. Quisiera en esta ocasión plantear@s una cuestión fundamental en nuestro transitar diario por la vida. Para ello os pido que paréis un momento, os pongáis cómod@s y respondáis a la siguiente pregunta:

¿DE DÓNDE VIENE EL SUFRIMIENTO?

Es importante que antes de responder no confundamos sufrimiento con dolor. Son numerosas las personas para las que estos dos conceptos significan lo mismo y no es así. El dolor en la vida es inevitable en cambio el sufrimiento es opcional. El sufrimiento es una sensación desagradable que afecta al individuo más tiempo del saludable, más tiempo del necesario.

Realmente lo que ocurre es que sufrimos cuando no aceptamos la realidad, sufrimos cuando tomamos la decisión de negar, de no aceptar lo que nos está pasando. Hay mucha sabiduría en la decisión de aceptar la realidad.

Por otro lado, tampoco hemos de confundir aceptar con resignarse, tener una interpretación equivocada de estos conceptos es también un error ya que nada tiene que ver observar con ser sumis@ o la paz con el conformismo. Cuando aceptamos lo que nos está ocurriendo estamos en modo activo, en disposición de implementar los recursos de los que disponemos para dar una alternativa de solución a la situación. En cambio cuando nos resignamos a lo que nos está pasando estamos en modo pasivo y nos dejamos arrastrar por los acontecimientos sin hacer nada para evitarlo. Como podéis ver la diferencia es clara.

Además de aceptar la realidad, existe otra decisión que podemos tomar para reducir el nivel de sufrimiento:

“SILENCIAR EL EGO”.

Acallar esa voz interna que critíca, evalua y juzga a los demás y a nosotr@s mism@s. Estamos aquí para observar, de ahí su importancia, ser conscientes en todo momento de nuestras decisiones. Por desgracia much@s viven en lo que se ha dado en llamar “piloto automático” y son dirigidos por esa voz interna sin darse cuenta de ello.

“PARA ACTUAR DE FORMA ASERTIVA SIN SUFRIR, PRIMERO TIENES QUE ACEPTAR LA REALIDAD”.

Vivimos en tiempos de continuo debate y opiniones en las que cada quien cree estar en posesión de la verdad. Este diálogo tenso e interminable genera situaciones de conflicto y sufrimiento. Para evitarlo tan solo hay que aceptar un hecho evidente y simple:

“DISTINTAS PERSONAS PIENSAN DE FORMA DISTINTA”.

Negarnos a aceptar esta realidad solo va a traernos sufrimiento. Asentarnos en el error de creer que solo yo estoy en posesión de la verdad infravalorando la opinión de otras personas, solo nos lleva a discusiones acaloradas y estériles. El discurso asertivo en el que expongo mi opinión con respeto y educación, al mismo tiempo que acepto las opiniones de otr@s, que puedo o no compartir, hace que mantenga mi compostura, mi dignidad, siendo honest@ conmig@ mism@.

“PARA DEJAR DE SUFRIR EMPIEZA A OBSERVARTE SIN JUZGAR”.

Cuando clasificas la realidad juzgando estar en una situación injusta, vergonzante, equivocada creas un nivel inecesario de sufrimiento por no tener la realidad que te gustaría tener. A esto lo llamamos condicionar la felicidad:

“CONDICIONAR LA FELICIDAD SIGNIFICA INVENTAR SITUACIONES SIN LAS QUE NO ME AUTORIZO A SER FELIZ”.

La psicología Positiva nos enseña que es un error condicionar la felicidad a los logros en cualquier área laboral, social, familiar, amorosa, etc, por tanto se puede ser feliz independientemente de las condiciones que tu ego te esté imponiendo. Claro que en la sociedad en que vivimos, ser feliz sin un motivo aparente resulta extraño ya que nos hemos acostumbrado a creer que para ser feliz ha de ocurrir algo. Esto es falso ya que siempre que tus necesidades básicas estén bien cubiertas no necesitas ningún elemento externo para ser feliz.

En resumidas cuentas saber observar la realidad, aceptar lo que nos ocurre y silenciar nueatr@ enorme ego son las claves para reducir al mínimo el sufrimiento. Ahora es cuestión de trabajar en estas capacidades día a día, ser constantes y no desalentarnos si fallamos sino ser perseverantes, ya que os aseguro que reorganizaréis vuestra vida y veréis y sentiréis los beneficios en el caminar diario.

Espero tus comentarios y suscríbete al blog si te gusta. Gracias por unir tus pasos a los míos. un biko.

 

 

MI MADRE: MI HOGAR.

Hola caminantes hoy celebramos el día de la madre y en Coruña hace un tiempo que es en sí mismo un regalo. Quiero dedicar este artículo a mi madre, una persona de carácter afable, alegre, optimista y generosa pero de verdad, de esas que no abundan.

A lo largo de mis 52 años he vivido, como much@s de vosotr@s, situaciones complicadas, difíciles, esas situaciones que forjan el carácter: el fallecimiento de mi padre, la pérdida del primer amor, discusiones que resquebrajan la familia, la pérdida del empleo y unos cuantos golpes más que nos ayudan a crecer, a ver el verdadero sentido de la vida y a cimentar valores y prioridades.

En todos estos momentos mi madre estuvo a mi lado pero hay uno que destaca de entre ellos. Hubo un periodo en el que la vida me llevó a mi límite. Una etapa en la que el dolor, la confusión y la preocupación eran tales que me rebasaban. Mi mente no descansaba un solo segundo y llegué a un punto en el que el miedo y la angustia eran tan grandes que creí que perdería el juicio, que me volvería loca.

Recuerdo con nitidez meridiana la noche en que entré en casa, rota, hundida y asustada. Nadie lo sabía, nadie lo sabe a día de hoy. Deambulaba seria, lenta …. Fui a mi habitación y me puse el pijama. Entré en el salón, mi madre estaba en el sofá, me senté cerca de ella e instintivamente apoyé mi cabeza sobre sus piernas. Qué te pasa hija?, y las lágrimas bañaban mi cara sin descanso, en completo silencio, sin un sollozo, como se lloran los profundos dolores, los dolores que parten el cuerpo y desgarran el alma. No dijo nada, me acariciaba una y otra vez haciéndome sentir que no estaba sola.

Cuando la vida me vuelve a golpear recuerdo aquella calma completa en el regazo de mi madre, aquella sensación de estar en mi hogar que es ella.

Esa dura y crucial experiencia me enseñó dos cosas:

1. Puedo afrontar y superar las piedras y montañas de la vida.

2. Solo necesito el recuerdo de mi madre para sentir la protección y el calor del hogar.

Feliz día a todas las madres y el sentimiento del más puro y profundo amor para la mía, MI MADRE: MI HOGAR!

Espero vuestros comentarios y suscríbete al blog si te gusta. Gracias por unir tus pasos a los míos. Un biko.

EL TIEMPO DETENIDO.

Hola caminantes, después de más de 40 días metid@s en casa parece que el tiempo se ha parado, se ha detenido y no sabemos aún cuándo reanudará su andar.

Ayer jueves hizo un día estupendo en Coruña. A la 1’30h. salí a comprar el pan y dar el paseo permitido a Milú, mi perrita, pero en esta ocasión ocurrió algo que realzó la experiencia.

Lo primero que observé es que oía con nitidez cada uno de mis pasos y decidí hacerlos más conscientes acompasándolos a mi respiración. Otros sonidos se hicieron presentes: el tintineo de las chapas de Milú, los diferentes tipos de trinos de pájaros, el sonido de la brisa entre las hojas. Respiraba tranquila y profundamente un aire puro y limpio, el sol templaba e iluminaba mi piel. A cada paso me sentía más feliz, más plena, más segura. Me paré y respiré de nuevo, los ojos cerrados, el resto de sentidos completamente abiertos, comulgando con la vida que me rodeaba.

Abrí los ojos y me impactó el azul del cielo, nunca antes lo vi tan intenso, tan brillante, tan puro. Las copas de los árboles se recortaban en él más verdes si cabe. El olor a hierba cortada era penetrante. El sol que se reflejaba en impolutos ventanales parecía inmenso.

Regresé a mí misma para analizar mis sentimientos. Era tan feliz que me percaté que desde el primer paso la sonrisa estaba dibujada en mi rostro. La calma completa habitaba en mí y una sensación de bienestar y confianza absoluta recorrían mi mente.

Llevamos más de 40 días encerrados y sé que llegarán tiempos muy difíciles y complicados pero también sé que he cultivado las cualidades para afrontarlos y superarlos.

Mis querid@s caminantes tod@s llevamos dentro esas actitudes de afrontamiento, algun@s lo desconocen, otr@s no saben exteriorizarlas y ponerlas en acción.  He equivocado el título de este artículo, el tiempo no se ha detenido, el tiempo avanza a cada instante y nos dice ahora que descubramos y fortalezcamos nuestras virtudes, nuestra gestión emocional, nos insta a que lo empleemos en conocernos porque vamos a flaquear, y van a llegar momentos en los que todo lo veamos negro y no importa, eso es normal, caer es normal y sé que yo caeré pero me conozco lo suficiente como para estar totalmente convencida de que VOLVERÉ A PONERME EN PIE.

Y tu caminante … Hasta dónde te conoces? Ahora es el tiempo!!

Espero tus comentarios y suscríbete al blog si te gusta. Gracias por tu entusiasmo y tu compañía. Un biko.

#YOMEQUEDOENCASA

LA CRISIS DE NUESTRAS VIDAS.

Hola caminantes ante todo quiero desearos que os encontréis bien vosotr@s, vuestras familias y amig@s. Estos que vivimos son días convulsos, la crisis sanitaria del coronavirus ha trastocado la vida del mundo entero. Ningun@ de nosotr@s hemos vivido nada parecido. A diario recibimos los datos de personas infectadas y, lo que es peor, el número de personas fallecidas … solas, y somos incapaces de imaginar el dolor de sus familiares.

Este virus ha cambiado completamente nuestras vidas, nos ha confinado en casa, nos ha robado la libertad, nos ha separado de quienes amamos y ha instalado el temor en nuestro interior.

A medida que pasan los días parece que éstos se van complicando y para suavizar este impacto quiero ofrecerte unas pautas:

  1. CUIDA TU HIGIENE: Ante todo sigue las pautas dadas por sanidad y lávate las manos con frecuencia. Guarda también la distancia de seguridad con otras personas (de al menos 1m. ) cuando  estes en la calle.
  2. RESPETA TUS HORARIOS: Mantén los horarios que solías tener para levantarte, desayunar, comer y cenar. Esta acción te ayudará conservar la cronología y no perder la variable temporal.
  3. MÁRCATE PROYECTOS: Cada día planifica algo que hacer y hazlo, un poco de ejercicio, alguna tarea… No tienen porque ser grandes proyectos pero es importante incluirlos en tu día y cumplirlos.
  4. REGÁLATE: Pasamos por una situación extraña y compleja que nos está poniendo a prueba así que sé generos@ y date cada día un regalo, algo que sea realmente gratificante para ti.
  5. DESAHÓGATE: Es normal que te asalten sentimientos de temor, tristeza, o incluso rabia ya que vivimos momentos de gran incertidumbre. Es bueno expresarlos, llorar, escribirlos para rebajar la presión emocional y reducir la posibilidad de que esas emociones nos embarguen.
  6. LLAMA: Telefonea a tu familia, a los amig@s, habla con ellos, ríe, mantén la cercanía de la forma que podemos.

Esta pandemia es la crisis de nuestras vidas, estamos en guerra y tod@s somos soldad@s. En la primera línea nuestros sanitari@s que trabajan hasta la extenuación; detrás fuerzas del orden, dependientes, agricultores y ganaderos, operarios de limpieza, repartidores y más. Pero también nosotr@s somos soldados de esta guerra que VAMOS A GANAR y, como buenos soldados que somos, cada mañana frente al espejo repitamos nuestro lema:

“DISCIPLINA, ESPÍRITU DE SACRIFICIO Y MORAL DE VICTORIA”

Sí caminantes, esta guerra va a ser larga , esta guerra va a ser dura pero no dudéis ni por un instante que junt@s VENCEREMOS. Mucho ánimo y fuerza a tod@s.

Espero tus comentarios y suscríbete al blog si te gusta. Gracias por estar ahí y caminar junt@s. Un biko.

#yomequedoencasa.

ERASE UNA VEZ UNA CUARENTENA.

Hola caminantes os invito, con mayor énfasis en esta ocasión, a entrar en este nuestro acogedor salón virtual. La mayoría de nosotr@s nos encontramos inmersos en una situación desconocida, LA CUARENTENA. Sí amig@s, hace hoy ocho días que nuestro gobierno decretó la alarma sanitaria, en consecuencia instauró el confinamiento de cada ciudadan@ en sus casas como la mejor de las soluciones.

Lejos de entrar en discrepancias sobre la idoneidad de las medidas tomadas para acabar con esta pandemia, quiero hacer frente común con tod@s vosotr@s aportando maneras de vivir este encierro.

La INCERTIDUMBRE, este es el nombre del fantasma que viene a desestabilizarnos estos días. La incertidumbre está relacionada con esa necesidad que tenemos de saber qué va a pasar a continuación, de forma que nos podamos anticipar, lo podamos controlar y no nos pille desprevenidos. Pero ¿ sabéis algo importante?: “enfrentarse a la incertidumbre es una parte inevitable de la vida diaria”. Y es que nunca sabemos con exactitud lo que pasará en el día a día. Hay investigaciones que demuestran que cada persona reacciona de forma distinta a esta situación por lo que algunas no tienen ningún problema con altos niveles de incertidumbre en sus vidas, mientras que otr@s apenas la toleran en grados mínimos.

Las personas que viven con ansiedad, especialmente aquellos adult@s que se preocupan demasiado, son muy intolerantes a la incertidumbre. Tratan de planear y prepararse para cualquier situación a fin de evitar o eliminar situaciones fuera de su control. El problema es que hay muy pocas cosas que podamos controlar

Tal y como ya tratamos en el artículo anterior, podemos tener miedo por los motivos más variados, y aunque muchas veces los asociemos a algo negativo, en ocasiones se trata de una reacción adaptativa que aparece en situaciones de peligro, por lo que ha sido útil para el desarrollo de nuestra especie. Sin embargo, los miedos irracionales no tienen esta característica positiva. Uno de estos miedos es el miedo a la incertidumbre o a lo desconocido, un sentimiento que interfiere en nuestro desarrollo personal y nuestro proceso de cambio a mejor. Estos miedos irracionales surgen porque elaboramos ciertas hipótesis sobre las situaciones futuras, hipótesis que no llegamos a contrastar y, por tanto, no llegamos a saber si son ciertas.

¿Queréis saber lo mejor? que tan solo hace falta que demos un paso al frente y actuemos en contra de nuestro miedo, si lo haces comprobarás que esos pensamientos limitantes no eran realistas y nuestra predicción del futuro era incorrecta. Por eso, el momento que vivimos actualmente, nos está retando y nos ofrece una ocasión excelente de crecimiento personal.  Pese a tener cierto miedo y ansiedad por el cambio que vivimos y la incertidumbre a lo que ocurrirá, exponernos a este miedo nos puede ayudar a darnos cuenta de que nuestros pensamientos eran solo eso, interpretaciones sesgadas, y no la realidad.

El miedo a la incertidumbre causa un gran malestar, pero lo peor de todo es que INMOBILIZA a la persona que lo sufre, ya que alimenta la aparición de pensamientos que sabotean nuestras propias posibilidades de aprender y emprender proyectos interesantes. No nos deja ser quien queremos ser, ni explotar todo nuestro potencial.

Una de las mejores maneras de superar el miedo a la incertidumbre es aceptándolo. Aceptando que el miedo existe y que las preocupaciones por la incertidumbre del futuro las sufre todo el mundo. Aceptar la experiencia ayuda a reducir la ansiedad, pues el cuerpo se relaja y no se pone a la defensiva.

Cuando sentimos miedo a la incertidumbre es porque vivimos inmersos en expectativas, así que para tener la mente lejos del futuro, lo mejor es tenerla en el presente, que es el único momento que podemos vivir. Eso no quiere decir que no podamos tener objetivos y planificarlos, sino que hay que tocar con los pies en el suelo y vivir el aquí y el ahora en su plenitud. Para lograr ésto hay pocas cosas mejores que practicar Mindfulness

ATENCIÓN PLENA O MINDFULNESS.

El Mindfulness en psicología se emplea como un método terapéutico gracias a algunos programas como la Terapia Cognitiva Basada en Mindfulness (MBCT) o el Programa en Reducción de Estrés Basado en Mindfulness (MBSR), es una filosofía de vida con unos principios básicos que pueden mejorar nuestra salud emocional. Como ya sabéis consiste en convertirse en observador de la experiencia, tener una mentalidad no enjuiciadora, tratarse un@ mism@ con compasión y vivir en el aquí y el ahora. Además de ser conscientes de la realidad que nos envuelve, también ayuda a desarrollar la atención plena gracias a distintas técnicas como la meditación.

TU REFUGIO: LA MEDITACIÓN.

Querido caminante, al igual que tú vivo la situación actual con preocupación pero me esfuerzo en no dejar que esa preocupación crezca más de lo saludable. Céntrate en el día a día, haz ejercicio, medita y vive con plenitud cada momento. No te satures con información, mantente actualizad@ pero sin estar constantemente conectad@.

¡Todo esto pasará, aprovecha la coyuntura para profundizar en ti y crecer!.Espero tus comentarios y suscríbete al blog si te gusta. Gracias por unir tus pasos a los míos. Un biko.

#YOMEQUEDOENCASA.

EL VIRUS DEL “MIEDO”

Hola caminantes y bienvenidos a este espacio de autoexploración y autoconocimiento, seguro que al igual que yo estáis inmersos en esta gigantesca confusión del COVID-19. No es mi intención entrar en debate de si es un virus creado o no por el ser humano, si hay motivaciones ocultas trás él o en si los gobiernos están actuando o no de la mejor forma. Hoy quiero centrarme en algo que considero igual de importante que el COVID-19, igual de dañino: EL MIEDO.

Como ya sabemos de artículos anteriores, el miedo es una de nuestras emociones primarias, y aunque desagradable, en ocasiones es muy necesaria para no actuar temerariamente, por ello el miedo es tremendamente útil, es una emoción que genera grandes consecuencias sobre el organismo y que se ha encontrado en personas de todas las culturas que se han estudiado. Resumiendo el miedo es una emoción primaria, necesaria y universal. La principal estructura cerebral encargada de la respuesta de miedo es la amígdala.

Como ya he dicho sentir miedo resulta desagradable, por eso, se ha etiquetado como una emoción negativa. Nada más lejos de la realidad, pues como ya hemos tratado en anteriores entregas, sentir las emociones siempre es positivo, sea cual sea. Todas las emociones, bien reguladas y gestionadas son buenas para nosotr@s. Todas las emociones tienen su porqué y ejercen su función. El miedo es útil en situaciones que podrían poner tu vida en peligro. Está en el acerbo genético de nuestra especie sentir miedo como medida de protección. Si no tuviéramos miedo moriríamos. Sin miedo, actuaríamos de forma temeraria y pondríamos en peligro nuestra vida, así que probablemente moriríamos. El miedo actúa como regulador de nuestra conducta, avisándonos de los peligros.

¿CUÁNDO EL MIEDO ES UN PROBLEMA?

Lo es cuando el miedo que sentimos es DISFUNCIONAL, es decir, cuando la situación que nos genera miedo no es un peligro real, cuando la consecuencia de sentir ese miedo es aún peor para nosotr@s que lo que ocurriría si no sintiéramos miedo. El miedo disfuncional es aquel que entorpece nuestra vida y nuestro desempeño normal. No es adaptativo ni útil para nosotr@s.

Pues bien, si algo está demostrando la epidemia de COVID-19 es que el temor a lo desconocido, cuando además mantiene una estrecha relación con la salud, provoca reacciones en muchos casos irracionales.

“El miedo constituye un caldo de cultivo inmejorable a la hora de captar nuestra atención, incluso en contextos de saturación informativa. No solo atendemos prioritariamente a aquellos contenidos que conectan con nuestros miedos, sino que también tendemos a divulgarlos con mayor intensidad y celeridad” Ferran Lalueza.

Es cierto que estamos ante una emergencia sanitaria y la preocupación es normal pero no debemos dejarnos invadir por el miedo y actuar de modo irracional. El cambio de escenario decretado por el Gobierno ha provocado una alarma social que ha llevado a muchos españoles a agolparse a la entrada de los centros comerciales y llenar carros de la compra con alimentos y otros objetos tales como papel higiénico. Por un temor infundado a un desabastecimiento los ciudadan@s han decido hacerse con todo tipo de alimentos, tales como pasta, legumbres, carne, lácteos o latas de conserva.

Las consecuencias que estos comportamientos pueden generar son graves ya que nosotr@s mism@s vamos a colapsar los supermercados pudiendo provocar el desabastecimiento.

Querid@s caminantes os pido ante todo un comportamiento RESPONSABLE. La inmensa mayoría de la población vamos a sufrir una gripe, algun@s pasarán por una gripe mala y fuerte, pero un pequeño porcentaje va a necesitar atención hospitalaria para superar la enfermedad. Por ell@s, por nuestr@s conciudadan@s y vecin@s, te exorto a un comportamiento ejemplar:

  • LÁVATE FRECUENTEMENTE LAS MANOS CON JABÓN.
  • SAL DE CASA SOLO PARA LO NECESARIO.
  • COMPRA COMO LO HACES SIEMPRE.
  • MANTENTE INFORMAD@ Y TRANQUIL@
  • ¡NO PROPAGUES EL MIEDO!

Se trata en definitiva de cuidarse para protegernos a nosotr@s mism@s y a quienes nos rodean. Se trata de contener la propagación del virus para que sea lo menor posible el número de casos críticos. Piensa que es también cosa tuya que haya camas y recursos hospitalarios para quien lo va a necesitar.

Junt@s ganaremos la batalla, SEAMOS GENEROS@, RESPONSABLES Y COHERENTES.

#YOMEQUEDOENCASA

Espero tus comentarios y suscríbete al blog si te gusta. Gracias por colaborar con tu buen juicio en esta emergencia. Un biko.

¡MUJER!

Hola caminantes ya estamos en Marzo a las puertas de la primavera y lo que es aún mejor, estamos en el mes de la mujer porque un día se hace escaso para festejar y reivindicar este gran don.

Cada año, el ‘Día Internacional de la Mujer’ es celebrado en más de 100 países. Desde 1975, cuando Naciones Unidas diera inicio a la celebración un 8 de marzo, la fecha se ha convertido en una ventana de reflexión con miras a la injusticia y dolores del pasado para entender, solo entonces, el incalculable valor del presente y la belleza que existe en la promesa del futuro.

Quiero centrarme en lo maravilloso que es ser mujer y en lo lejos que estamos aún de alcanzar una verdadera igualdad entre sexos. Decía Simone de Beauvoir:

“Una mujer no es mujer por el simple hecho de nacer siéndolo sino porque, a lo largo de su vida, se convierte en una. Porque hay en ella el coraje para atreverse a hablar con su voz sin temer al peso de las palabras, y la valentía para elegir su propio camino aún cuando, inevitablemente, tenga que recorrerlo empapada en soledad”.

Estas palabras tan llenas de verdad y tan hermosas describen la lucha y entrega cotidiana de todas nosotras. Cada día que comienza nos enfrentamos a un sin fin de obstáculos, y aún así se nos continúa considerando el “sexo débil”. A menudo me he cuestionado por qué nos clasifican a las mujeres como el sexo débil. La respuesta que encontré fue que “Somos consideradas el sexo débil porque nuestra estructura corporal  es más pequeña que la del hombre”. Esta respuesta corroboró lo que siempre había sospechado; ¡que no tenemos ni un pelo de débiles! ya que el tamaño del cuerpo es irrelevante para definir lo poderoso es un ser humano.

Quien más y quien menos de nosotras llevamos aún el peso de la carga del hogar, somos las que llevamos la intendencia (revisar lo que se necesita y reponer lo que falta), mantenemos el orden y limpieza de la casa, que consiste en mucho más que poner y quitar la mesa, muchas mujeres también trabajan fuera de casa y todo hemos de compatibilizarlo con el cuidado de hijos, quizás padres, etc. Por si fuera poco hemos de lidiar con cambios hormonales a lo largo de nuestra vida, cuyo desajuste bioquímico nos supone una continua batalla emocional. Ser mujer no es fácil, es necesario ser fuerte para salir adelante, es vital saber caer y tener claro que debemos levantarnos. En cualquier etapa de nuestra vida llegarán miles de situaciones que debemos saber cómo manejar, !en fin! Ser mujer no es fácil, de nosotras no depende todo el mundo, pero si por lo menos el 80% de él.

Siempre he sentido que ser mujer es algo diferente y maravilloso. Que aunque seamos iguales a los hombres y tengamos características similares, hay algo que nos diferencia. Algo que nos define. Ser mujer es algo que nos hace únicas. Tuvimos que luchar por nuestros derechos para poder ser notadas y tratadas como iguales. Nos esforzamos por sobresalir y no quedarnos atrapadas imaginando un futuro ideal. Todo eso nos permitió ser más fuertes, más conscientes y más sabias. Y así es como continuamos siendo ahora. Creo firmemente que ser mujer significa darle un impulso al mundo, darle luz a la vida e inspirar al resto con nuestra sencillez y valentía ante todo.

Raicho Hiratsuka (Japón, 1911) dijo:

“Al principio, la mujer era el sol. Un ser auténtico. Ahora es la luna, una luna opaca y decaída que depende de otra, que refleja la luz de otra. El tiempo de recuperar el sol que se oculta en nosotras ha llegado. Revelen el sol escondido en ustedes, revelen el genio que hay en ustedes”.

Y a esto es a lo que os animo, a que cada mañana os levantéis sabedoras de la luz que poseemos, de lo maravilloso que es ser mujer, porque las mujeres hemos forjado a lo largo de la historia cualidades únicas que nos definen como colectivo. Porque ser mujer es ser el cuerpo de la valentía, las manos de la constancia, la máxima expresión creadora de vida.

Espero tus comentarios y suscríbete al blog si te gusta. Gracias por compartir mis pasos. un biko.